La función terapéutica de los aceites esenciales es simultáneamente: Hormonal (bioquímica), electromagnética (por resonancia), psicoemocional y espiritual.

 

Restablece el equilibrio y la armonía del cuerpo y de la mente a través de esta técnica milenaria.

 

La técnica Aromatouch no es un masaje antiestrés, es un enfoque clínico en el que se aplican aceites esenciales de grado  terapéutico con el más alto estándar de calidad, pureza y seguridad a través de una red de botánicos, químicos, científicos y profesionales de la salud con gran experiencia  eliminando así, el impacto de las constantes sistémicas en su salud general.

 

Los factores ambientales tienen un impacto negativo en la salud general y bienestar personal,  creando desvíos en nuestro organismo para funcionar adecuadamente.

 

Debido a que los aceites esenciales se encuentran en forma de pequeñísimas gotas dentro de las células de las diferentes plantas y vegetales. Es su tamaño y su absoluta compatibilidad con el tejido humano lo que posibilita una profunda penetración, pueden llegar a todas las células del cuerpo humano y simultáneamente se trabaja a través del olfato por sus emanaciones volátiles y prolongadas ya que actúan como un magnífico estimulante al sistema límbico (que es el encargado de las funciones olfativas)

 

Este sistema es la parte más antigua de la corteza cerebral y sus actividades son; además de las funciones olfativas, las de modificar la conducta emocional.


 

¿En qué consiste?

 

En un proceso específico que ha sido desarrollado en base a estudios y análisis que han demostrado su efectividad.

 

Se enfoca en trabajar sobre 4 principios con la finalidad de llevar a un balance natural al cuerpo aplicando tópicamente los aceites esenciales en la espalda desde la base del sacro hasta la base del cráneo, distribuyendo el aceite de manera uniforme a lo largo de la columna y en las plantas de los pies con técnicas de reflexología y manos.

 

Finalmente se hace una estimulación del sistema linfático con suaves movimientos del cuerpo.          

 

  1. Se equilibra el sistema nervioso central  con esencias para reducir el nivel de estrés y promover la relajación.

  2. Fortalecimiento del sistema inmune estimulando los agentes protectores en el organismo.

  3. Reducción de inflamación y dolor combinando los beneficios terapeúticos de aceites reconocidos por su capacidad para incrementar la circulación y calmar el tejido irritado

  4. Como fase final la homeostasis que se refiere a la autorregulación del medio interno de un organismo. Se estimulan, balancean  y revitalizan los sistemas del cuerpo

En resumen

 

La energía etérica o viva de los aceites esenciales se transporta por todas las células, tejidos y órganos del cuerpo a través de la circulación sanguínea, para luego transmitirla mediante el sistema nervioso central.

 

De esta manera se trabaja tanto en el campo físico, mental, emocional, áurico, espiritual y astral.

 

Un propósito de la auténtica aromaterapia es mantener y restaurar la salud, la reacciones naturales tópicas, olfativas y psicológicas, así como promover la superación personal genuina y duradera a través de los aceites esenciales